ChurchsSafeguarding

 

La protección desde 2001 hasta la actualidad

 

El 30 de abril de 2001, el Papa San Juan Pablo II emitió el motu proprio Sacramentorum sanctitatis tutela para guiar los esfuerzos de la Iglesia en proteger a los niños y jóvenes del abuso sexual. El Santo Padre escribió que los mandamientos "exigen que la Iglesia misma, en su solicitud pastoral, intervenga para evitar los peligros de la violación, a fin de asegurar la salvación de las almas, que debe ser siempre la ley suprema de la Iglesia" (SST, Introducción).

 

En los quince años sucesivos, el Papa San Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI fueron reconocidos en todo el mundo como líderes en el esfuerzo de proteger a todos los menores y adultos vulnerables del abuso. Véase, por ejemplo:

 

 

En mayo de 2010, Benedicto XVI publicó una actualización exhaustiva de Sacramentorum sanctitatis tutela, la Normae de gravioribus delictis, reservada a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

Al año siguiente, la Congregación para la Doctrina de la Fe envió una Carta Circular para ayudar a las Conferencias Episcopales a elaborar líneas guía para tratar los casos de abuso sexual de menores perpetrados por clérigos (mayo de 2011). En la misma, se expone:

 

“Entre las importantes responsabilidades del Obispo Diocesano para asegurar el bien común de los fieles y, especialmente, la protección de los niños y de los jóvenes, existe el deber de dar una respuesta adecuada a los eventuales casos de abuso sexual de menores cometidos en su Diócesis por parte del clero. Dicha respuesta conlleva instituir procedimientos adecuados tanto para asistir a las víctimas de tales abusos como para la formación de la comunidad eclesial para la protección de los menores. En ella se deberá garantizar la aplicación del derecho canónico en la materia y, al mismo tiempo, se deberán tener en cuenta las disposiciones de las leyes civiles”

 

Desde entonces, las Conferencias Episcopales y las Conferencias de Superiores Mayores de todo el mundo han respondido adoptando sus propias líneas guía para la protección de los menores y adultos vulnerables.

 

El Papa Francisco ha continuado la labor iniciada por sus predecesores, incluyendo la Carta Circular de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores a los Presidentes de las Conferencias Episcopales y Superiores de los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica (2 de febrero de 2015). El Santo Padre destacó:

 

“Se debe vigilar atentamente que se cumpla con plenitud la circular emanada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 3 de mayo de 2011, para ayudar a las Conferencias Episcopales en la preparación de las directivas para tratar los casos de abuso sexual de menores por parte de clérigos. Es importante que las Conferencias Episcopales adopten un instrumento para revisar periódicamente las normas y comprobar su cumplimiento.”

 

La misión confiada a la Comisión para la Protección de los Menores consiste en ayudar a las Iglesias locales en estos esfuerzos: 

 

“Creo que la Comisión será un nuevo, válido y eficaz instrumento para ayudarme a alentar y promover el compromiso de toda la Iglesia en sus diversos ámbitos —Conferencias Episcopales, Diócesis, Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, etc.— para poner en práctica las acciones necesarias que garanticen la protección de los menores y adultos vulnerables, y que respondan a sus necesidades con justicia y misericordia.”

 

El Santo Padre ha indicado en diversas formas que "la protección de los menores es de suma importancia":

 

 

Nuestros esfuerzos para cumplir con esta misión son permanentes y los enlaces en esta página  se irán actualizando continuamente:

  • Jornadas de oración en Iglesias locales de todo el mundo por todas las víctimas y sobrevivientes de abuso sexual. El 30 de junio de 2015, el Papa Francisco escribió a todas las Conferencias Episcopales y les pidió que pusieran en marcha esta iniciativa y eligieran el día más adecuado para sus diócesis.

  • Jornadas de formación para el liderazgo de la Iglesia sobre la protección de menores y adultos vulnerables. El Papa Francisco ha alentado a la Comisión a promover una cultura de protección en todos los niveles de la Iglesia y se ha trabajado mucho en este sentido:

    • Cursos para líderes de la Iglesia: en febrero de 2015, el Santo Padre aprobó la petición de la Comisión de que se recordara a las autoridades eclesiásticas la importancia de responder directamente a las víctimas y sobrevivientes que les contactaban Con el fin de cumplir la misión del Santo Padre y que la Comisión ayude a promover la responsabilidad local, los miembros están en contacto permanente con numerosas Conferencias Episcopales y han hecho presentaciones para Conferencias de Religiosos y Congregaciones sobre la protección de los menores. 
    • Cursos para las oficinas del Vaticano: el trabajo con los colaboradores del Santo Padre en la Curia Romana es también una parte importante de la misión de la Comisión.  Se ha invitado a los miembros a impartir cursos sobre protección de menores para los dicasterios de la Santa Sede y para formar a su personal diplomático.  Hasta la fecha, los miembros han intervenido ante la Pontificia Academia Eclesiástica, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, la Congregación para los Obispos y la Congregación para el Clero. 
    • Cursos para personal de tutela y protección: los miembros se han reunido con obispos y encargados de la protección de menores en Australia, Austria, Colombia, Costa Rica (para los países de América central), Ecuador, Eslovaquia, Estados Unidos (para los departamentos de entornos seguros y coordinadores de asistencia a las víctimas), Filipinas, Islas del Pacífico, Malasia, México, Nueva Zelanda, Polonia, Reino Unido (Escocia) y Zambia.
 
  • Responsabilidad de los líderes de la Iglesia en en la gestión de denuncias por abuso sexual de menores y adultos vulnerables. En junio de 2016, el Papa Francisco emitió el motu proprio  “Como madre amorosa” tras haber recibido el asesoramiento de la Comisión y del Consejo de Cardenales. Los miembros de la Comisión habían expresado al Santo Padre la importancia de este tema para los católicos en la actualidad y la necesidad de establecer un proceso claro para los casos en los que los obispos son acusados de negligencia en el ejercicio de sus responsabilidades.

 

Más información: http://www.vatican.va/resources/index_sp.htm

RECURSOS

MODELO DE LÍNEAS GUÍA

MODELO DE LÍNEAS GUÍA

El Papa Francisco, en su carta del 2 de febrero de 2015 a los presidentes de las Conferencias Episcopales y Conferencias de Superiores Mayores, escribió que la Comisión...

> Leer más
LA IGLESIA Y LA PROTECCIÓN

LA IGLESIA Y LA PROTECCIÓN

  La protección desde 2001 hasta la actualidad   El 30 de abril de 2001, el Papa San Juan Pablo II emitió el motu proprio Sacramentorum sanctitatis...

> Leer más
JORNADA DE ORACIÓN

JORNADA DE ORACIÓN

  Desde el inicio del trabajo de la Comisión, el cuidado espiritual y pastoral de todos aquellos que han sido víctimas de abuso sexual, junto con sus familias y...

> Leer más