iStock-179015857

Para responder a las denuncias de abuso, la Comisión ha elaborado un modelo de líneas guía locales que incluyen los siguientes principios:

 

  • Deben basarse en el compromiso de establecer la verdad y trabajar hacia la curación.

  • Debe hacerse una declaración clara sobre el cumplimiento de los requisitos de las autoridades civiles y eclesiásticas. Cuando las Conferencias Episcopales incluyen a más de un país o un país con una estructura federal, se debe indicar claramente que la Iglesia cumplirá con la autoridad competente. Esto debe incluir todo requisito civil de denuncia obligatoria.

  • Al definir el abuso sexual, las líneas guía deben referirse a la definición que se da en el Motu Proprio Sacramentorum sanctitatis tutela (SST).

  • Los procedimientos deben dejar en claro que se aplican tanto a los clérigos como a los religiosos.

  • También se necesitarán procedimientos para el personal laico y voluntarios que tengan acceso a menores y adultos vulnerables al desarollar su trabajo en la Iglesia. Si hubiera políticas y procedimientos diferentes para cada categoría de personal, deberían incluirse en un único documento, como un manual o una guía.

  • Debe haber una declaración explícita sobre remitir la información acerca de una conducta delictiva a la policía o a la autoridad competente.

  • Se necesitarán procedimientos para investigar las denuncias no presentadas ante la policía - por ejemplo, si el acusado ha fallecido o si la conducta denunciada no es ilegal en la legislación estatal, pero viola el código de conducta de la Iglesia.

  • Los procedimientos de investigación deberían ser sólidos y transparentes. La experiencia sugiere que se debe incluir personas laicas adecuadamente formadas y capacitadas para garantizar la independencia.

  • Los procedimientos deberían incluir disposiciones para proporcionar una ayuda adecuada a la persona que reporta un abuso o una sospecha de abuso.

  • Los procedimientos deberían incluir un apoyo apropiado para los acusados.

  • Los procedimientos deberían incluir medidas cautelares, tales como apartarse temporalmente del ministerio y si el demandado es un clérigo (diácono, sacerdote, obispo) el proceso debe seguir lo previsto en las disposiciones del SST .

  • Los procedimientos deberían delinear claramente los resultados para los demandantes.

  • Los procedimientos deberían establecer cómo los resultados de cada denuncia serán compartidos con los demandantes, los fieles y la sociedad.

  • Los procedimientos deberían delinear claramente los resultados para el acusado - y si el acusado es un clérigo deberían incluir las disposiciones del SST  sobre denuncias a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

  • Los procedimientos deberían delinear la posibilidad de que el demandante y el acusado soliciten una revisión del resultado final.

Las líneas guía deberían dejar en claro que la Iglesia no pretende cubrir las denuncias ni comprar el silencio de una víctima o sobreviviente y que las diócesis y las congregaciones religiosas no celebrarán acuerdos que obliguen a las partes a la confidencialidad, a menos que la víctima o sobreviviente lo solicite y se especifique en el texto del acuerdo.

CURA E GUARIGIONE

para las PERSONAS QUE HAN SUFRIDO ABUSO

para las PERSONAS QUE HAN SUFRIDO ABUSO

Los miembros han subrayado la misión de la CPPM de asesorar al Santo Padre sobre cómo mejorar los mecanismos de respuesta y los canales de comunicación con las víctimas...

> Leer más
para NIÑOS Y FAMILIARES

para NIÑOS Y FAMILIARES

La asistencia pastoral a los familiares de los menores y adultos vulnerables que han sufrido abusos es una parte esencial del proceso de curación.  Las familias de...

> Leer más
para las COMUNIDADES

para las COMUNIDADES

La oración es una parte central e importante del proceso de curación para las víctimas/sobrevivientes y para toda la comunidad de fieles. Más aún, la oración pública es...

> Leer más